Organizar una cata de vinos es una tarea relativamente complicada. Con este post trataremos de descubriros algunos detalles importantes y echar una mano a todos aquellos que queréis lanzaros a organizar un cata de vinos por primera vez.

Paso 1. Preparación del ambiente 

El espacio debe ser agradable, a una temperatura entre 18 y 20ºC, para que nos sintamos cómodos y así estemos más receptivos.

Es importante que la sala esté bien iluminada para poder apreciar las gamas cromáticas de los vinos. Lo ideal sería la luz natural o lo más parecido, pero si no es posible, se recomienda que la luz sea blanca, y nunca de fluorescente, pues este modifica las gamas de colores.  Con el mismo objetivo de apreciar las variedades cromáticas, es importante poner en la mesa de cata un mantel blanco.

Por otro lado, para apreciar los aromas de los vinos, la estancia debe estar bien ventilada, sin olores externos: tabaco, ambientadores, incienso, perfumes, etc.

Además, es necesario poner panecillos en la mesa, e incluso agua, para poder matar el sabor entre vino y vino a catar. Y de modo opcional, se puede poner un escupidero.

Prepara un kit de cata para tus invitados. Éste sirve para que vayan anotando sus impresiones durante el proceso y consiste en; servilletas, pan y/o agua, lápiz y hojas. También puedes completarlo con unas pequeñas fichas sobre los vinos que se catarán. Así podrán consultar la información, o llevársela a casa.

Ten lista una sorpresa para el final. Termina la cata con un regalo: ya puede ser algo de comida, un sacacorchos, una botella de las que hayáis catado, etc. ¡Te convertirás en el perfecto organizador de catas de vinos!

Paso 2. Las copas para la cata 

Además de adecuar la forma de la copa según los vinos escogidos, lo ideal sería disponer de una copa para cada vino a catar para poder compararlos mejor y observar su evolución a medida que se oxigenen en la botella. 

Paso 3. Escoger los vinos 

Lo más complicado será escoger los vinos . Queremos que la cata tenga una introducción, una trama y un desenlace, como nos explicaban que tenían los textos del colegio. Es importante que tras ésta hayamos aprendido algo y saquemos concusiones. 

La elección de los vinos dependerá de muchos factores; los gustos de los invitados, lo que nos queramos gastar en la cata (no más caro siempre es sinónimo de más bueno, pero tampoco debemos racanear), la temática, etc. 

Ideas para la temática de mi cata

Cata de vinos por variedades de uva, de vinos de una misma bodega, de tipo de vinos, etc. 

Consejo Arbeletxe: empezar por lo más sencillo: cata de vinos de una zona. Pueden ser todos tintos, todos blancos, rosados… Esto está bastante bien, porque puedes buscar similitudes por climatología, terroir, o forma de elaborar de bodegas de una misma zona. Pero también puedes jugar, por ejemplo, con estilos. Una cata típica pero siempre interesante es Rioja clásica vs Rioja moderna aquí puedes comparar cómo con las mismas variedades, y siguiendo con los parámetros que marca la denominación de origen, se pueden conseguir perfiles muy distintos de vino.

¿Cuántos vinos pongo en mi cata? Lo primero es no pasarse. Con unos cuatro vinos es suficiente. La cata no se puede dilatar demasiado tiempo, porque si no se pierde la concentración, los parámetros a analizar, etc.

¿Cata a ciegas o botella vista? Por ser la primer vez no te compliques: botella vista. Permítete aprender, busca información del vino y que tus invitados disfruten también de la experiencia sin presiones.  

Sigue estos pasos y sé un gran anfitrión de catas. Una vez hagas un par más, las siguientes serán más fáciles. Cógele práctica y verás que forma más divertida y amena de ir conociendo vinos.