¿Es realmente jamón ibérico?

Comparte este post >

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

A todos nos gusta el buen jamón ibérico, y además es el producto estrella de nuestro país. No todos los jamones son iguales y, aunque parezcan a simple vista similar, son de la misma calidad ni tampoco es fácil, si no estamos informados, averiguar cuándo un jamón es de calidad y cuándo no. En este artículo exploramos los distintos tipos de jamón ibérico y cómo saber si estamos ante un buen jamón.

La etiqueta “ibérico” del jamón

Un jamón se merece la denominación de Ibérico cuando este ha sido elaborado con un cerdo de la raza ibérica, un cerdo autóctono. Para que se considere ibérico el cerdo debe tener como mínimo el 50% de pureza raza ibérica.

Ya está, no hay más. La categoría de ibérico no tiene en cuenta ni la calidad de los procesos, ni la alimentación del cerdo, ni el tipo de trato que se le ha dado ni ningún otro aspecto. .

Identificar un buen jamón

Las clasificaciones de jamón en España son las siguientes:

  • Jamón de Cebo ibérico, se identifica con una etiqueta blanca, alimentados con piensos elaborados con cereales y leguminosas.
  • Jamón de Cebo de Campo ibérico, quedará identificado con una etiqueta de color verde, en este caso alimentados en extensivo en dehesas, con lo que acompañan su alimentación con pastos naturales y su carne se ve favorecida por el ejercicio que realizan en libertad.
  • Jamón de Bellota ibérico, provisto de una etiqueta roja, identificará a los jamones que sean de raza ibérica pero que no sean de cerdos 100% ibéricos, y alimentados a base de bellota y pastos en la época de montanera.
  • Jamón de bellota 100 % ibérico, es la más alta gama de los jamones ibéricos, quedan identificados con una etiqueta negra, son cerdos de raza pura ibérica alimentados en las dehesas a base de bellotas y pastos. Estos jamones son los únicos que se pueden denominar jamones pata negra, según la nueva normativa antes mencionada.

Bien pues ya hemos visto que no solamente para identificar un buen jamón hay que mirar si es ibérico o no, sino también su etiqueta, que nos ayudará a determinar qué tipo de ibérico es.